13 de junio de 2012

LA ANSIEDAD POR SEPARACIÓN EN EL NIÑO


Mario es un niño de 7 años que desde hace un tiempo muestra  una gran resistencia a separarse de su madre y de su padre. Lo pasa muy mal cada vez que tiene que alejarse de ellos. El otro día la madre tuvo que ir a recogerlo al cumpleaños de un compañero de clase porque la llamaron diciendo que Mario estaba llorando porque quería ver a su mamá. La situación ha llegado a tal extremo que los padres han decidido no salir de viaje sin él porque cada vez que lo hacían la abuela materna, que era la que se quedaba con Mario, relataba que el niño lo pasaba francamente mal durante la ausencia de los padres (lloraba, estaba triste, preguntaba continuamente cuándo iban a volver, no quería jugar ni ir a ningún lado…). Además cada vez que tiene que ir al colegio dice que le duele el estómago y a veces ha llegado a vomitar. Nunca quiere quedarse a dormir fuera de casa sin sus padres, y no puede dormir si su madre no se queda con él en la habitación contándole un cuento hasta que se duerme. Además ha tenido pesadillas en las que sus padres morían y él se quedaba sólo.

El caso de Mario podría ser un caso de Trastorno de ansiedad por separación.

QUÉ ES LA ANSIEDAD POR SEPARACIÓN

La ansiedad por separación es el miedo o la ansiedad que experimenta el niño cuando tiene que separarse de las personas responsables de su cuidado. Hasta cierto punto es un fenómeno normal en el desarrollo evolutivo de los niños, estando presente desde el primer año de vida, e intensificándose posteriormente, pudiendo  llegar a ser muy frecuente en la primera infancia (de 1 a 3 años). A partir de esa edad y hasta los 5 o seis años va disminuyendo progresivamente.

Se ha comprobado que el 40% de la población infantil presenta características de ansiedad por separación, lo que significa que en un principio no debemos preocuparnos si el niño se resiste un poco a alejarse de los padres.

CUÁNDO ESTA ANSIEDAD SE CONVIERTE EN UN PROBLEMA

Como he señalado anteriormente más del 40 por ciento de los niños suelen manifestar quejas o síntomas relacionados con ansiedad de separación. Pero, ¿cuándo este conjunto de síntomas se convierte en un trastorno psicológico que requiere de intervención profesional? Pues cuando la ansiedad que experimenta el niño ante estas situaciones es excesiva e inapropiada para su nivel de desarrollo, es decir:

-          cuando la frecuencia, intensidad o duración es excesiva si lo comparamos con lo que se considera normal dada la edad del niñ@. Por ejemplo un niño puede experimentar un ligero grado de ansiedad al volver al colegio después de una larga enfermedad, pero se considera excesiva la reacción extremadamente intensa con vómitos o agresiones físicas a los padres que no remite y persiste durante semanas.

-          Cuando causa serio malestar y gran preocupación al niño, altera su ritmo de vida cotidiano, o repercute negativamente en su desarrollo personal, ambiente familiar, rendimiento académico o relaciones sociales.



QUÉ SÍNTOMAS NOS INDICAN QUE EL NIÑO EXPERIMENTA UN TRASTORNO DE ANSIEDAD POR SEPARACIÓN

Existen una serie de indicadores que nos informan de que el niño puede estar experimentando ansiedad por separación.

-          Cuando experimenta malestar excesivo recurrente al separarse o anticipar una separación respecto del hogar o de las principales figuras de apego.

-          Si se preocupa en exceso y persistentemente por la posible pérdida de las principales figuras de apego o de que éstas sufran un posible daño.

-          Si se preocupa excesiva y persistentemente por la posibilidad de que un acontecimiento adverso dé lugar a la separación de una figura vinculada importante (por ej., extraviarse o ser secuestrado).

-          Si persistentemente no quiere ir a la escuela o a cualquier sitio por miedo a la separación.

-          Si se resiste o tiene miedo de estar en casa solo o sin las principales figuras de apego, o sin adultos significativos en otros lugares.

-          Si no quiere ir a dormir sin tener cerca una figura de apego importante o a ir a dormir fuera de casa.

-          Si tiene pesadillas con temática de separación.

-          Si se queja de cefaleas, dolores abdominales, nauseas o vómitos cuando ocurre o se anticipa la separación respecto de figuras importantes de vinculación.



PORQUÉ SE PRODUCE LA ANSIEDAD DE SEPARACIÓN

Nuestro organismo está biológicamente preparado para responder con ansiedad ante las situaciones que suponen algún peligro para nuestra supervivencia, por eso el bebe llora cuando lo separan de la madre, porque de ésta depende su cuidado. ¿Pero qué explica que esta ansiedad o miedo por la separación se mantenga en etapas del desarrollo en las que el niño ya no es tan dependiente de la madre y ante situaciones que no suponen una amenaza? ¿Y por qué se da en unos niñ@s y no en otr@s? Varios son los factores implicados en este fenómeno, que interactúan entre si.

-          Factores Personales: hay niños que son más vulnerables biológicamente a sufrir ansiedad, que muestran una mayor predisposición a reaccionar ante acontecimientos y situaciones nuevas con reservas, evitación, miedo…



-          Factores ambientales: el tipo de apego establecido con los padres, el estilo educativo de los padres, distintos circunstancias que pueden desencadenar el trastorno como hospitalizaciones largas del niño o de la madre, muerte de algún miembro de la familia…



PAUTAS DE ACCIÓN PARA PADRES DE NIÑOS CON ANSIEDAD DE SEPARACIÓN

Ante la aparición de algunas de las conductas mencionadas más arriba, puede ser beneficioso que padres y madres probéis con algunas pautas de intervención que en la mayoría de los casos ayudarán a que la dificultad desaparezca. Algunas de ellas son:

-          Refuerza (premia) las conductas valerosas que muestre el niño a través de elogios descriptivos (“Me ha gustado mucho que te hayas quedado en el colegio sin llorar. Ves como no pasa nada”), recompensas tangibles (regalo)…



-          En el caso de que el niño no quiera ir al colegio, asegúrate de que es porque no quiere separarse de ti, y que no existe otro motivo.



-          Mantén la calma. Es más eficaz mostrarse tranquilo que tranquilizar. Piensa en la siguiente situación: Vas en un avión y de pronto surgen turbulencias. ¿Qué te tranquilizaría más, que las azafatas dejasen de hacer lo que estaban haciendo y corriesen de un pasajero a otro dicendo que no ocurre nada, que todo está bajo control, O que por el contrario mantuviesen la calma y continuasen con lo que estaban haciendo?



-          Escúchale con atención y responde empáticamente diciéndole que entiendes lo que le pasa, pero que aún así debe hacerlo, y recuérdale que vas a volver a recogerlo, y cuál va a ser el premio si consigue superar la situación.Si continúan las quejas retírale la atención hasta que cesen las quejas y otras conductas de ansiedad como llorar o agarrarse a ti.



-          Evita la sobreprotección ¿Cómo se vence el miedo a esquiar? Esquiando. Pues lo mismo ocurre con las situaciones temidas por el niño. Haz que el niño se enfrente a las situaciones que le producen ansiedad. Y recuerda: Miedo evitado es miedo incrementado.



-          Apoya los intentos del niño de hacer frente a situaciones nuevas y desconocidas. Esto hará que gane en autonomía y reducirá el miedo a situaciones novedosas.





-          Evalúate. En ocasiones los adultos también tenemos miedos o situaciones que nos generan ansiedad, e inevitablemente estos miedos y ansiedades se las vamos a trasmitir al niño.



Si a pesar de todo el problema continúa, acude a un profesional que con toda seguridad sabrá cómo trabajar con el niño para hacer que poco a poco vaya enfrentándose a las situaciones que tanto teme.


11 comentarios:

  1. Interesante artículo de psicología, como dato no sabía que algunos pudieran estar biológicamente predispuestos a sufrir más ansiedad.
    Creo que también es importante ver que muchas veces los patrones psicológicos de los y las hijas están influidos por la psicología del padre o la madre. En otras palabras se le enseña a ser ansioso (probablemente porque los padres también esten ansiosos)
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Importante apunte el que acabais de dar. Una de las maneras que tenemos de aprender es por la imitación de los modelos que tenemos a nuestro alrededor. Los niños, por tanto, adquieren muchas de las conductas que observan en las personas significativas que tienen a su alrededor, entre ellos los padres y madres.

      Bienvenidos al blog y gracias por el útil comentario!

      Eliminar
  2. Hola, yo tengo una niña de 6 años con todos esos síntomas, su profesora me echa la culpa a mí y dice que mientras le haga caso no va a cambiar, tiene panico a dormir sola, pesadillas en las que vamos paseando y ella se pierde, terror con el tema de la muerte que dice que la vamos a dejar sola, todos los dias llora cuando la dejo en el cole y le duele la cabeza la barriga o sea todo...ya no sabemos que hacer porque su profesora no nos apoya para nada dice que son tonterias para llamar la atencion. que podemos hacer? Gracias y un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hola FxCoopTraders.

    Te aconsejo, que si la niña lleva así ya un tiempo, acudas a un psicólogo de tu zona que la valore, establezca el diagnóstico e inicie el tratamiento si lo cree necesario. El trastorno de ansiedad por separación tiene una my buena evolución si se trata, asi es que está tranquilo.

    Un saludo y gracias a ti por visitar el blog.

    ResponderEliminar
  4. Saludos Cordiales,

    Tengo una situación similar con mi hijo de casi 8 años, dice que tiene miedo que lo deje donde su abuela paterna para siempre, no quiere ir con ella, para él es un castigo, cuando me despido le duele la cabeza y llora sin control, pide que le escriba y lo llame constantemente, quiere dormir a mi lado, que lo cargue, que lo consienta, cuando lo dejo donde la abuela llora constantemente y me llama, me escribe, no se que hacer porque me duele mucho esta situación.

    ResponderEliminar
  5. Mi hija tiene casi nueve años no quiere quedarse en casa de nadie menos a dormir dice que nos va a extrañar y se angustia, se pierde cumpleanos si es que yo no voy a estar con ella.Pero ella es muy sociable enseguida hace amigas pero me preocupa el miedo a despegarse de mi.

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante por favor necesito hacerle una consulta mi hijita de 2 años y 10 meses ha empezado a ir al pre-nido, los dos primeros dias fue tranquila se quedo y le iba a recoger todo bien el tercer dia igual fui a dejarla se quedo bien y a la salida fue mi papa a recogerla, me dice mi papa que cuando lo vio empezo a llorar y la recogio el 4to dia fue lunes y se cambio pero ya me mostraba un rechazo; no queria ir, y fue mi papa a dejarla al subir al auto y vio que me quedaba se puso a llorar y me dice que la dejo llorando, yo fui a recogerla y encontre muy melancolica me dijo:¨Mamita yo te extrañe mucho¨y se puso llorar la abraze le dije que todo esta bien al llegar a mi casa; ella entro contenta y le dieron un recibimiento muy bonito pero al dia sgte ya se rehuso totalmente a ir al pre nido, no quiso subir al auto, al llegar no quiso bajarse del auto y a la entrada se abrazo muy fuerte de mi no queria soltarme, entonces la profesora me pidio que me quede con ella y asi ha sido estos dias, no quiere separarse de mi por nada llora si me ve que me alejo o me pierde de vista.
    La verdad doctora estoy demasiado preocupada no se como actuar en esta situacion, que hacer, como hacer para que mi niña valla aprender sin provocarle un trauma en ella por favor ayudeme!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Gracias por los blogs de psicologia.
    Mi hijo de 6 años no puede separarse de mi, nisiquiera de un cuarto a otro. Primero pense a alquien me lo asusto.
    Tomare sus consejos. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por los blogs de psicologia.
    Mi hijo de 6 años no puede separarse de mi, nisiquiera de un cuarto a otro. Primero pense a alquien me lo asusto.
    Tomare sus consejos. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  9. Muy buen Blog. Tengo una hija de 8 años con la madre estamos separados, cuando esta conmigo se la ve feliz, pero de a momentos y si la madre llama por teléfono se empieza a agitar y con los ojos llorosos dice que le duele la panza, siempre tuvimos excelente relación. Y cuando esta con la madre aveces se pone mal y le dice que es por que la extrañaba. Me cuesta entender su razonamiento aveces porque siempre fue mas feliz conmigo que con la madre y ahora parece estar mas apegada a la madre ( lo respeto solo que no termino de comprender sus comportamientos, es como si manifestara diferentes cosas dependiendo con cual de los 2 progenitores esta ) voy a llevarla a un psicólogo urgente. Saludos y se agradece algún consejo.

    ResponderEliminar
  10. Muy interesante y útil todo lo que aporta el artículo. La verdad es que me ha aclarado muchas dudas y los consejos son excelentes. Saludos.

    ResponderEliminar