10 de julio de 2013

El paso del tiempo


¿Habéis notado que a medida que crecemos el tiempo pasa más rápidamente? ¿Y cómo el tiempo se enlentece cuando sales de viaje y visitas un lugar desconocido? ¿O cómo siempre que viajas el camino de ida se hace más largo que el de vuelta?

 

Según Ray Kurzweil, nuestra sensación subjetiva del paso del tiempo está determinada en gran parte por el número de eventos novedosos que haya en nuestra vida.

 

La mayoría de las experiencias nuevas se producen en la infancia y adolescencia, y al ser tan corto el intervalo que existe entre esas experiencias, el tiempo parece pasar para ellos muy lentamente. A medida que crecemos, el intervalo de tiempo entre eventos importantes o novedosos se hace mayor, y por tanto el tiempo discurre más velozmente.

 

Así, podemos hacer que el tiempo discurra más lentamente, de dos maneras:

 

1. Llenando nuestra vida de experiencias novedosas e interesantes (viajar, conocer gente nueva, …).

2. Haciendo más especiales los momentos de la vida cotidiana prestando atención a ellos, de manera que los momentos ordinarios pueden terminar convirtiéndose en momentos especiales.

3 de julio de 2013

6 de febrero de 2013

EL ELEMENTO DE KEN ROBINSON


A veces ocurre que cuantas más expectativas tienes puestas en algo, mayor es la decepción. Llevaba un tiempo queriendo hacerme del libro de Ken Robinson, “El ELEMENTO: descubrir tu pasión lo cambia todo”. Ya el título me resultaba bastante sugerente. Además, saber quién lo había escrito me daba bastantes garantías de que su lectura sería cuanto menos reveladora. Así es que me hice de él y cuando ya por fin lo tuve en mis manos me sumergí de manera apasionada en su lectura hasta devorarlo. Y entonces surgió la desagradable emoción que aparece cuando esperas más de algo y ese algo no te lo da, la decepción. Pero decidí darle una nueva oportunidad al señor Ken Robinson y a su Elemento y volví a leer de nuevo el libro, esta vez de una manera más serena, saboreando cada palabra, y así, por fin conseguí extraer la esencia de lo que el autor quiso transmitirnos a través de sus páginas.

En el libro el señor Ken Robinson, experto mundial en el desarrollo del potencial humano, en creatividad y en educación, habla de temas muy interesantes que tal vez, poco a poco, vaya exponiendo en el Blog. Habla de distintos tipos de inteligencias, de actitudes, de la importancia de fomentar la creatividad en los niños, de cómo los planteamientos educativos se han quedado obseletos y no responden a las necesidades de una sociedad que ha evolucionado a pasos agigantados…, y habla, cómo no, de EL ELEMENTO.

¿QUÉ ES EL ELEMENTO?

Ken Robinson define el ELEMENTO como “El punto de encuentro entre las aptitudes naturales y las inclinaciones personales”. Es decir, estarían en su elemento aquellas personas que han encontrado y se encuentran haciendo aquella o aquellas cosas que:

- les apasionan, estaríamos hablando de vocación.

- y que a la vez se les dan bien.

Además explica que para estar en tu elemento son necesarias dos condiciones:

-   Una actitud adecuada.

-  La oportunidad de relacionarnos con otras personas que compartan las mismas aficiones que nosotros.

Dice Ken Robinson que encontrar el Elemento es imprescindible para que las personas logremos satisfacción y bienestar personal, y sintamos que hemos alcanzado el éxito. Estar o encontrar el ELEMENTO es según Ken Robinson un factor necesario para lograr lo que tanto todos anhelamos, la felicidad. Y yo estoy de acuerdo.

¿Y TÚ…, ESTÁS EN TU ELEMENTO?

¿Estás haciendo de una o de otra manera aquello que te apasiona y se te da bien? Si la respuesta a esta pregunta es SÍ, enhorabuena, has conseguido algo que muchas personas no han encontrado aún.

Algunas personas dan de lado su vocación y se decantan por estudiar algo que en realidad no les interesa sólo porque “tiene más salida”. Y desde mi punto de vista esto es un error. Pasamos un tercio de nuestro día (o más) trabajando, y debe hacerse muy cuesta arriba estar una gran parte de tu día haciendo algo que no te gusta, todos los días de tu vida. Son muchas horas haciendo algo que no te termina de agradar. Pero si ésta es tu situación y ya es tarde para cambiarla, y más con los tiempos que corren, no desesperes. Aún te quedan horas del día para disfrutar de aquello que te apasiona y que se te da bien. Seguramente disfrutar de eso hará que lo demás se haga más llevadero. Como vemos podemos estar en nuestro elemento de muy diferentes maneras.

AYUDAR A NUESTROS PEQUEÑOS A ENCONTRAR SU ELEMENTO

Una de las ideas en torno a las que gira el libro hace referencia a que "todos nacemos con grandes talentos naturales, pero a medida que vamos creciendo vamos perdiendo el contacto con muchos de ellos". Paradogicamente gran parte de la culpa la tiene el sistema educativo actual, cuyas características no favorecen precisamente que estos talentos se desarrollen, lo que hace que muchos niños crezcan sin ser conscientes de lo que en realidad son capaces de hacer.

Por otro lado, en más de una ocasión los adultos nos empeñamos en “orientar” a los niños y adolescentes hacia actividades, estudios…, que desde nuestro punto de vista podemos creer más adecuados, sin tener en cuenta los gustos y capacidades del que en realidad es quien tiene que decidir. Ken Robinson dice:

“… ayudemos a nuestros hijos a que exploren distintos caminos para que descubran sus verdaderas capacidades e inclinaciones…”.


A lo que yo añado: dejemos que sean ellos los que en última instancia decidan qué desean hacer, porque con ello estaremos contribuyendo a que en un futuro logren sentirse personas satisfechas capaces de vivir una vida plena y llena de sentido.

 

29 de enero de 2013

¿Por qué no entiendo a mi hijo? Trastorno específico del lenguaje (TEL).


“Sólo sus padres y sus abuelos le entendemos”, “En el colegio pega a los niños para conseguir sus juguetes”, “Los niños mayores se ríen de él”, “La seño le castiga”…

¿Será hiperactivo? ¿Tengo un niño “malo”? ¿Le estoy educando bien? Son algunas dudas que les vienen a los padres a la cabeza, cuando comienzan los problemas, las llamadas de atención por parte del colegio. Realmente empiezan así a darse cuenta de que su hijo no interacciona como debiera con los niños de su edad, que no explica qué le pasa, sino que se enfada, pega, muerde… o intenta explicarlo sin encontrar las palabras necesarias.

     El Trastorno Específico del Lenguaje (TEL) es una Limitación significativa del lenguaje que no es debida a pérdida auditiva, daño cerebral, baja inteligencia, déficit motores, factores socioambientales o alteraciones del desarrollo afectivo (Leonard, 1998).

     Podemos encaminar nuestras sospechas teniendo los siguientes datos:

  1. Tardó en pronunciar sus primeras palabras. ¡ATENCIÓN!: Todos los niños con TEL son hablantes tardíos, pero NO TODOS LOS HABLANTES TARDÍOS PRESENTARÁN TEL (Mendoza, E.)
  2. Posee un lenguaje más infantil de lo esperado a su edad (verbos mal conjugados, confusión entre fonemas, mala estructuración de frases…)
  3. No presenta alteraciones auditivas, ni daños neurológicos.
  4. No presenta retraso psicomotor.
  5. No atiende a órdenes, porque no las comprende.

     Hay que puntualizar que los niños con TEL no siempre tienen afectadas expresión y comprensión, podemos encontrar afectada sólo una de ellas. Es decir, probablemente el niño tenga dificultades en describir lo que ha hecho en el colegio durante la mañana, pero sí entienda a su madre cuando le ordene poner la mesa para comer. En este caso hablaríamos de una afectación expresiva más severa que la comprensiva.

     ¿Por qué es importante una detección temprana?

     Si tenemos sospecha, será necesario acudir al centro de Atención Temprana más cercano, para poder hacer una evaluación y un correcto diagnóstico, que nos dé las orientaciones necesarias para nuestro hijo, y derivarlo al especialista, para comenzar un tratamiento. Cuanto antes comience la estimulación del lenguaje, mejor. El cerebro de los niños de 0 a 6 años es cuando más plasticidad posee y, por tanto, actúan como “esponjas”, todo lo que aprendan en ese tiempo será mucho más eficaz.


Sandra Casado Zama
Logopeda, Maestra de Ed. Infantil y Experta en Atención Temprana
Gabinete de Logopedia y Atención Temprana, Almendralejo
Avda. de la Paz, 35 3º.