22 de enero de 2014

Una brújula para la vida




Imagina que es domingo, y te levantas por la mañana con el propósito de visitar a un buen amig@ al que hace tiempo que no ves. Te echas a la calle y empiezas a caminar en dirección a tu destino. Se da la circunstancia de que en la calle hay multitud de tiendas a uno y a otro lado, de manera que a medida que la recorres te vas sintiendo atraid@ por los productos que exhiben sus escaparates. Sin ser muy consciente, te paras en uno de ellos. "Es sólo un momento"- te dices. De pronto ves una prenda u objeto que capta tu atención de una manera especial, y de forma automática, entras a preguntar el precio y si la hay de tu talla. Una vez dentro la dependienta te anima a que te la pruebes y tú accedes, casi sin pensarlo. Decides comprarla y sales de la tienda dispuesta a seguir avanzando hacia tu destino, pero unos pasos más adelante te encuentras con otra tienda cuyo escaparate capta tu atención y decides entrar, repitiéndose el  proceso. Lo mismo ocurre con cada tienda y escaparate que te vas encontrando en el camino. Cuando te quieres dar cuenta se te ha pasado toda la mañana y ya es imposible acudir a la cita.


La vida se parece mucho a caminar por una calle con tiendas.


LOS PENSAMIENTOS Y EMOCIONES COMO ESCAPARATES

Tod@s elegimos una dirección hacia la que queremos dirigirnos, pero los múltiples escaparates con los que nos encontramos nos apartan de nuestro camino. Los pensamientos y emociones son esos escaparates que en ocasiones hacen que nos distraigamos y nos apartemos de las direcciones que son valiosas para cada un@ de nostr@s. De esta manera,dejo de hacer ciertas cosas importantes para mi por vergüenza, desisto de luchar por mis metas por miedo a fracasar, pienso "me dirá que no" y no propongo, pierdo una relación importante por orgullo,trato mal a seres queridos movid@ por la rabia, ...

Nuestros pensamientos y emociones son, en la mayoría de las ocasiones, brújulas defectuosas  que nos apartan de las direcciones elegidas por nosotr@s mismos por el valor personal que poseen.

UNA BRÚJULA: LOS VALORES
La mayoría de las personas que pasan por la consulta sufren, porque de una manera u otra, sienten que han perdido el control y el rumbo de sus vidas, y se han convertido, sin darse cuenta, en esclav@s de sus propios pensamientos y emociones. Necesitan una brújula que los vuelva a orientar en el camino, una brújula que les permita leer con claridad hacia que dirección dirigirse.  Entonces yo les proporciono una nueva brújula,mucho más efectiva por poseer mayor estabilidad que los pensamientos y emociones que hasta el momento les habían hecho de guía, una brújula que tod@s poseemos pero no utilizamos, nuestros VALORES PERSONALES. Los valores son aquellas cosas o aspectos de la vida que cada uno valora como muy importante, y que van a marcar los pasos que tenemos que ir dando en el día a día.

Clarifica tus valores en relación a las distintas áreas de tu vida (como padre o madre, como hija, como trabajador/a, en el área del ocio, la amistad, la salud, como pareja...), pregúntate qué cosas son importantes en cada una de esas áreas, ACTÚA dando pasos para avanzar en esas direcciones valiosas, y revisa cada día si lo que haces te acerca a aquello que valoras. Entonces aparecerá un sentimiento de plenitud, de vida bien vivida,que te acercará a lo que tanto buscamos, la  felicidad.

2 comentarios:

  1. Otra joya más por parte de Patricia, como no ser seguidor de tu blog?, un blog capaz de orientar la vida de muchas personas y en manos de la mejor Capitana, un abrazo y espero que sigas así mucho tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Es un placer contar en este blog con lectores tan generosos. GRACIAS Pedro! Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar